Todos los compañeros del arbitraje, indiferentemente de su localidad de origen, estaban invitados a este evento que es todo un clásico.

Por Asun Langa

Como cada año en la Delegación de Alcalá celebramos el fin de temporada por todo lo alto.

Muchos de los compañeros que hoy por hoy siguen dentro de este mundillo del arbitraje es por que gracias a este extraño hobby han conocido a personas que hoy forman parte de sus vidas.  Amigos, parejas e incluso compañeros que después de muchos años sigue siendo este día su punto de encuentro.

El pasado 25 de Junio fue » El Día D». Prácticamente 24 horas juntos que dieron para mucho.

Como es tradición, siempre la noche de antes nos juntamos para tomar un refrigerio y empezar con ritmo el día siguiente.

Ya por la mañana nos reunimos a desayunar y coger fuerzas en «el Juni», desde allí, nos trasladamos al Polideportivo de El Val donde realizamos una Gymkana con diversas actividades y juegos: desde el lanzamiento de huevo, pasando por la carrera de esponjas, hasta terminar en el suelo muertos de la risa.

Tras este ejercicio, pasamos a juntarnos para comer las míticas raciones: croquetas volcánicas, magmagro, verbena y una orejita a la plancha. Con el estómago aún lleno, los novatos no se salvan de la tradición y es que si algo hemos puesto de moda es que o «bailas el flan» o no eres uno más. Así que este año, le toco a los valientes TABALES, PATRYCK, VIVES, SANVIDAL y LISBOA. Comida amenizada por las anécdotas y anécdotas que no nos cansamos de contar año tras año.

Y si aún nos parecía poco, sobre las cinco de la tarde jugamos un partido de baloncesto entre los que aún aguantamos el tirón del día.

Y como no, el momento más esperado fue la cena. Este año más de 40 personas nos reunimos en una velada llena de risas, anécdotas y reencuentros. También entregamos los tradicionales premios. Pero sin duda la sorpresa de la noche fue para Verónica SEVILLA. Tras su retirada después de 17 temporadas y de llegar a lo más alto como auxiliar de baloncesto nos dijo adiós, aunque siempre esperamos que sea un hasta luego. Un vídeo de su paso por la delegación y de su carrera nos dejó atónitos a todos. Fue un momento de mucha emoción. Una mezcla de alegría por su nuevo proyecto personal y de tristeza por su retirada.

Pero lágrimas a parte, tal día había que cerrarlo con ritmo y alegría, así que terminamos todos de fiesta y deseando que el año que viene empiece con la misma emoción que terminamos éste.