Compi del mes Diciembre: Diego Nervión

Diego Nervión es nuestro compañero de este mes. Diego es muy activo en nuestra asociación y comité y con ese carácter alegre y comprometido es normal que sea uno de esos compañeros con los que te encanta hacer partidos.

 

¿Cuántos años llevas arbitrando?

Llevo 7 años como árbitro, desde los 18.

 

¿Qué te llevó a hacerte árbitro?

Me animé a hacerme árbitro gracias a un par de amigos que habían empezado hacía no demasiado y que no estuvieron demasiado tiempo. A mí en seguida me llamó la atención y no lo dudé mucho.

Iván y Diego en el Liceo Francés

 

¿Qué es lo más duro de este hobby?

Probablemente la frustración cuando sabes que no has estado a la altura, o cuando eres consciente de que te has equivocado e intentas encontrar una explicación dándole vueltas a la cabeza. La acumulación de partidos, con semanas de 10 y hasta 12 partidos también es agotador, pero a mediados de julio ya estoy comentando con amigos tan ‘frikis’ como Molina las ganas de que empiece la temporada de nuevo.

De izquierda a derecha: Palos, Nervión, Becerril, Molina, Serradilla, Nabasa, Giráldez, Madagascar, Tamames. Abajo: Ciller, Dani, Tabales, Ruiz, Pineros y Vanvolsem

 

¿Qué es lo mejor de arbitrar?

Lo mejor es, junto a la adrenalina que sientes estando en pista, la cantidad de gente que conoces y que pasan a formar parte de tu círculo íntimo de amigos. Es algo inevitable porque conforme vas creciendo dentro del mundillo el tiempo que pasas junto a tus compañeros es enorme.

 

Después de tantos años, ¿cómo te tomas el arbitraje ahora?

En general, aunque yo no lleve tanto como otros compañeros, notas que los nervios o la tensión típica que tienes cuando empiezas no aparece, o no al menos de la misma manera. Creo que para un árbitro es clave la seguridad en sí mismo, y esa confianza, que crece conforme haces partidos, te permite disfrutar del encuentro, interactuar con los distintos integrantes, etc.

 

¿Algún partido que recuerdes con especial cariño?

Hay muchos partidos que he disfrutado especialmente. No sabría elegir uno, pero entre ellos seguro que está el primero con mi hermana, Madagascar, en la mesa, cuando ni siquiera había subido a Comité y estaba pitando mis primeros partidos a dobles. Los partidos importantes los recuerdo con ilusión, pero me quedo con aquellos en los que me he reído y he disfrutado por ir con amigos como Molina, Dueñas y tantos otros.

 

Diego y su hermana Magadascar

 

¿Alguna anécdota divertida?

Como dice todo el mundo, te surgen cada fin de semana mil anécdotas. Voy con una, aunque no sé si especialmente graciosa.

Mientras pitábamos el primer partido de una F4, durante un tiempo muerto, quedando 3 minutos y yendo el partido más o menos igualado, nos empezó a hacer gestos uno de los técnicos de la categoría desde detrás de la mesa. Se acercó mi compañero para ver qué ocurría, mientras yo me empezaba a poner tenso por la situación de partido y lo raro de que nos llamara en ese momento. Cuando volvió a mi lado, me preguntó que qué pie usaba. Mi cara, teniendo en cuenta la situación del encuentro y lo absurdo de la pregunta, debió ser increíble. ¡Resulta que el compañero que actuaba en el siguiente partido se había dejado las zapatillas en casa! Al final tuvimos que cambiarnos las zapatillas entre partidos y no hubo problema, pero siempre que la recuerdo me hace reír.

 

Cayuela, Ortas, Nervión, Dueñas, Madagascar, Molina, Becerril, Ortín y Ruiz

 

¿Algún consejo a los que están empezando?

No soy quien para consejos a nadie porque yo mismo soy aún muy inexperto comparado con otros compañeros que han aparecido en el blog. Sí les diría que mi experiencia ha sido y es realmente positiva, que el arbitraje cuando aprendes a disfrutarlo es adictivo, y que la cantidad de gente y amigos que conoces a raíz de esto es incomparable.

Un abrazo a todas las personas que conforman la FBM y que hacen del arbitraje y del baloncesto en general un mundo maravilloso.