Este año la fase de ascenso se disputo en San Javier (Murcia) los días 4 y 5 de mayo. Y tuvimos en la misma a un compañero de Madrid que fue a celebrar su cumpleaños impartiendo justicia. Y como no, le hemos entrevistado para que nos cuente sus experiencias.


1.Se dice pronto. ¿Son partidos complicados?

Es la fase de ascenso a la máxima competición nacional de BSR. Ascenso a la denominada “Mejor Liga de Europa”. Hay mucha tensión, hay mucho en juego. Salvando las distancias, es jugarse el ascenso a la ACB. Hay imprecisión, nervios. Hay que trabajar para poder estar lo más tranquilos posible y en todo caso, estar muy concentrado en el partido. Tenemos que estar “muy metidos” desde el primer momento; pero por lo demás, es un partido como tal.


Una vez en el vestuario la sensación cambia. Ya empieza a aflorar ese grado de responsabilidad que tiene el torneo. Cuando ya estamos hablando en el vestuario (pre-partido), es cuando ya nos damos cuenta de que no hay vuelta atrás. Es muy importante que nuestro trabajo sea lo más correcto posible.

El equipo que pierde queda eliminado y no tiene la opción de conseguir ese objetivo que aparentemente tenía marcado antes de empezar el encuentro. En la final el campeón asciende directamente y el segundo clasificado juega un partido de promoción contra el penúltimo clasificado de la División de Honor, es decir; el subcampeón tiene una nueva posibilidad de ascenso.


2. Los equipos se la juegan en estos partidos y vosotros también os jugáis el seguir progresando, aunque algunos ya llevéis mucho tiempo arbitrando. ¿Hay miedo al error?

Hay que tener en cuenta que el árbitro convive con el error.

La semana anterior tuvimos una charla, durante la reunión de 1ª NACIONAL impartida por un compañero veterano de FEB (Juanpe); como preparación a los play-off de la misma. En esa charla se recordaba que todos los participantes en el partido están más tensionados (TODOS). Todo el mundo se juega mucho. Tanto jugadores, entrenadores como los árbitros se juegan mucho en estos partidos. Todos luchan para que llegue este momento decisivo de la temporada y poder formar parte de ello. Por tensión también se entiende el error. El error arbitral siempre puede darse y siempre va a estar ahí. Da lo mismo que hablemos de baloncesto en silla de ruedas, baloncesto convencional o balonmano. Lo importante es saber asimilarlo, afrontarlo y conseguir que no influya, ya que afortunadamente en muy pocos segundos se producirá una nueva jugada en el partido y hay que tomar una decisión.

En este tipo de partidos hay que actuar igual que durante toda la temporada, pero con un “punto extra de aguante/comprensión”. Eso no significa que sea “barra libre de protestas/gestos”; pero si pensar las cosas 2 veces antes de sancionar ligeramente.


3. ¿Qué tal compaginan tus compañeros de otras comunidades el arbitraje de BSR con los partidos de baloncesto convencional?

Esta pregunta se la trasladé a dos de los compañeros que participaban en la fase:

Silvia Martínez, Comité Murciano de Árbitros y Auxiliares de Baloncesto (CMAAB).

 “En mi caso, compaginar el arbitraje de baloncesto en silla de ruedas con el convencional es muy sencillo. Las designaciones de BSR se hacen con mucha antelación y podemos varias nuestra disponibilidad regional semanal según hayamos sido designados previamente. Pertenezco al Comité Murciano, donde tenemos una app (**Indalweb**) en la que fijamos semanalmente las franjas en las que podemos ser designados. La verdad es que estoy encantada, pudiendo desarrollar las dos modalidades al mismo tiempo. Es estupendo.”


Alejandro Martínez, Comité Melillense de Árbitros de Baloncesto. “En mi caso, actualmente no tengo ningún problema. Si bien es cierto que antes se me exigía una disponibilidad que no se viese apenas afectada por estos partidos, actualmente es todo lo contrario. Me dejan libre todo el día de partido (o los días que tenga que invertir en desplazarme) con tal de que pueda concentrarme y llegue en óptimas condiciones físicas y mentales. Es de agradecer esa comprensión y buena disposición para facilitar el buen desarrollo de mis partidos. Durante el desarrollo de la Final Four he recibido felicitaciones de los responsables de mi comité y del presidente del anterior; lo cual me hace sentir muy respaldado en el desarrollo de mi labor en el baloncesto en silla de ruedas

En BSR solemos ser designados con entre uno y dos meses de antelación, por lo que no hay ningún tipo de problema al enviar la disponibilidad para el resto de competiciones.


4. No preferirías celebrar “tu cumple” en otro lugar?

Siempre es una alegría recibir una designación para un campeonato importante, ya sea en BSR o en baloncesto convencional. Este año se da esta coincidencia. ¡Pues no hay problema! Si uno disfruta con lo que hace, no pasa nada. Lo más importante de cumplir años es poderlo contar. Aun así, este fin de semana ha sido distinto. Hace muy poco tiempo perdí a mi madre. El domingo miraba al cielo constantemente. Estoy seguro de que le hubiese gustado estar ahí, viéndome hacer lo que me gusta.

Por supuesto que también tengo que agradecer su paciencia a Paloma (mi mujer) y mis hijas. En estos meses que han sido “chunguillos” han sido ellas las que me han animado. ¡!Gracias chicas!!


5. ¿Qué es lo mejor de viajar a eventos de este tipo? 

El viaje como tal se prepara igual que uno de liga regular. La única diferencia es la finalidad del campeonato. Hay mucho en juego. Para los equipos no es lo mismo participar la próxima temporada en una categoría u otra. Para los árbitros es la propia Federación Española de Deportes de Discapacitados Físicos, la que se encarga de la logística. En este caso, estuvimos en el mismo hotel todos los participantes en la fase, jugadores, entrenadores, árbitros, supervisores.


Por lo demás, lo bueno es la coincidencia con algunos compañeros con los que también arbitras durante la temporada y claro hay mayor grado de complicidad. Todos hacemos bromas, chistes durante la estancia allí y el ambiente es fantástico.