LOUCABU: compañera del mes

Lourdes Carretero es una compañera de esas que traen tranquilidad a la mesa, pues su gestión del estrés es digna de admirar. Lourdes es muy agradable en el trato, profesional y divertida una vez que el partido llega a su fin. ¿Quieres conocer más de ella?

¿Cuántos años llevas como auxiliar?

Empecé en la temporada 2012/2013, así que con esta ya van siete.


¿Qué te llevó a hacerte oficial de mesa?

Por aquel entonces yo tenía escasos conocimientos del mundo del baloncesto. Mis amigos Carlos Cañete y Rocío Muñoz me animaron a apuntarme al cursillo y en junio de 2012 hice el curso junto a Rocío. Desde entonces aquí seguimos los tres avanzando e intentando evolucionar cada día hacia mejor.


Alejandro Yepes y Joaquin Celaya, en la mesa, Lourdes junto a Patricia Izanola y Saraida Zafiro.


¿Qué es lo más duro de este hobby?

Para mí lo más duro es asumir los errores propios así como afrontar las cosas cuando no salen como uno quiere. Por otra parte, cuando suena el reloj muy temprano los domingos por la mañana cuesta dar el salto y ponerse en marcha, pero una vez que se llega al campo y nos juntamos con los compañeros ya se olvida esa pereza inicial.

De izquierda a derecha, Tamara Moreno, Asun Langa, Lourdes, Guada Forés, Rocío Muñoz y Elena Mendaña


¿Qué es lo mejor de ser oficial?

Lo mejor de ser oficial y en general de formar parte de este colectivo es disfrutar de la posibilidad de conocer a un gran número de personas. A la larga acabamos siendo una gran familia. Cada uno de nosotros somos muy diferentes, tenemos nuestras propias inquietudes, profesiones muy diversas, pero a mí lo que me llena profundamente es nuestra capacidad de trabajar en equipo. Alguna vez he comentado esto con compañeros y coincidimos en que nos gustaría que también pudiera ser así en nuestras profesiones. En mi trabajo diario me encantaría tener la compenetración y empatía que encuentro en los compañeros árbitros y anotadores los fines de semana y que nos permite sacar adelante los partidos de la mejor manera posible y creando un buen ambiente.


De pie, Mario Becerrill, Jose Valle, Carlos Íñiguez y Rodrigo Palanca. En la mesa, Lourdes, Patricia Mediano y David Clemente.


Después de tantos años, ¿cómo te tomas ahora los partidos?

Los que me conocen bien saben que no sería yo si no tuviera mariposillas en el estómago cada vez que empiezo un partido, sea de la categoría que sea.

Me lo tomo con mucha responsabilidad, pues aunque es algo que me gusta, y cada día más, me merece el mayor de los respetos e intento poner lo mejor de mí.


Lourdes junto a su compañero Mario Vicioso.


¿Algún partido que recuerdes con especial cariño?

Fue un partido de 2ª división autonómica femenina, el último antes de su retirada para una amiga nuestra que jugaba. Coincidimos Carlos Cañete, Adrián Torres, Rocío Muñoz y yo.

Fue muy entrañable estar allí y “acompañarla” en su último partido


De pie, Adrián Torres y Carlos Cañete, en la mesa, Lourses y Rocío Muñoz.


¿Alguna anécdota divertida?

En mi primer partido con crono electrónico estaba muy nerviosa, y tenía en mente “lo primero es el tiempo”, tanto era así que cuando se produjo la primera canasta no subí los dos puntos. Entonces vino el entrenador del equipo que los había marcado y muy amablemente me preguntó si es que el marcador no funcionaba. Le pedí mil disculpas y los subí enseguida.


¿Algún consejo a los que están empezando?

Que mantengan siempre una actitud abierta a la escucha, al esfuerzo y al aprendizaje constante, que nunca dejen de disfrutar con lo que hacen, y que apliquen todo esto a cualquier partido y a cualquier categoría.


Por último aprovecho estas líneas para expresar mi gratitud a todos los compañeros con los que he coincidido en partidos desde mis comienzos, a todas aquellas personas que se molestaron en corregirme e indicarme cómo hacer las cosas para ayudarme a mejorar. Mi agradecimiento a todos los que han sido mis responsables de categoría: Elena, Andrés, Alfonso, Susana Rebeca porque han supuesto un gran apoyo y ejemplo para mi aprendizaje. A Guada por sus consejos y por tener ese puntito de decir las cosas a las claras y ponerme los pies en la tierra. Ella sabe que la tengo un gran cariño. Y mencionar también a las personas que me están ayudando y tienen bastante trabajo conmigo, en este nuevo reto que es empezar a arbitrar: Isabel, Darío, Manu Ramírez, Fabio y Felipe. Estoy inmensamente agradecida a ellos por su trato y su paciencia.