Cuando un hecho se repite mucho parece que deja de ser noticia. El hito parece al alcance de todos y algunos se creen que lo difícil es en realidad fácil. Algunos pensarán que, encadenar 4 años seguidos de subidas de árbitros madrileños a ACB, se debe a que ascender últimamente es más fácil. Que Raúl Zamorano, el último en conseguirlo, lo haya hecho pasando de Nacional a la primera categoría en solo tres años: chupado.

Jesús- Raúl, ¿cómo de fácil ha sido subir este último peldaño?

Raúl- Si bien ha sido rápido, nunca es fácil. Hay un cúmulo de trabajo/suerte/oportunidad muy grande en cada uno de los ascensos.

Siempre que alguien logra algo en el arbitraje habla del esfuerzo que le ha supuesto. Parece que los que llevan años y años en las pistas de base lo hacen sin esfuerzo. ¿Hay además algo de don o de suerte?

R- El trabajo es fundamental, pero hay un factor enorme de suerte, oportunidad y subjetividad que están fuera de nuestro control. Esto ocurre en todos los campos de la vida y tenemos que convivir con ello.

¿Te puedo seguir llamando de tú o ya estás demasiado arriba para eso?

R- Sí claro, por supuesto… hay que tener los pies en el suelo y saber de dónde vienes.

Sí, sí eres muy cercano, pero… ¿Cuánta gente que no conoces te ha abrazado o felicitado por tu ascenso?

R- Jajajaja. Muchísima, ¡sobre todo por whatsapp! Al final no te queda otra que ser educado y agradecido y contestar amablemente.

Ahora vas a tener a las cámaras cerca y a Iturriaga y a Romay con el micrófono en la mano mirándote el cogote ¿Nunca temes liarla?

R- Jajaja, la verdad es que no… no sé si por un punto de inconsciencia o de valor, pero nunca me ha preocupado en exceso tener una liada (¡Dios me libre!)

En el arbitraje todos tenemos un porcentaje de errores ¿cómo te enfrentas tú al fallo?

R- ¿Qué es eso del fallo? jajaja…generalmente me dura un par de jugadas en la cabeza, pero intento digerirlo rápido. Lo importante es no “buscar” después un fallo para “arreglarlo” porque al final terminas sancionando por ansiedad algo que solo has visto tú.

Vale, pero ¿qué es lo más raro que te ha pasado?

R- He tenido un poco de todo…un compañero dando el salto sin silbato, volver del descanso sin el balón, una jugadora que se sube a la grada a por un aficionado, ovaciones irónicas del público, descalificantes a los 2 minutos…un partido que se tuvo que repetir por un error en el acta…

No obstante, lo más destacado fue el año pasado en El Prat en un partido de la Adecco Oro. Tuvimos un partido en el que la luz se fue 7 veces por la tormenta… ¡¡¡el partido duró casi 3 horas!!! Imagina lo difícil que es mantener la concentración durante tanto tiempo y de un modo inconstante. Al final el partido salió bien, llegamos corriendo a coger el avión y todos contentos 🙂

Por cierto, nos tienes acostumbrados a subir cada año una categoría, al año que viene tendrás que subir a euroliga, ¿no?

R- Como poco, jajaja.

¿Qué tal se compagina tener una actividad arbitral tan intensa con el resto de tu vida? Cualquiera imaginara que con tanto ajetreo no tendrás otro trabajo y que vivirás solo con tus gatos…

R- Lo del gato lo estoy pensando…pues es complicado, no solo son los partidos y los viajes, es ver con detalle tu partido, cortes de compañeros, reuniones, charlas técnicas…al final durante 9 meses estás muy liado y tienes que tratar de organizarte de la mejor manera posible. Al final tienes una sensación constante de cansancio…pero bueno, sarna con gusto no pica.

¿Tienes ya fecha de debut?

R- Todavía nada, aunque creo que está cerca…

¿Si te hago la pelota voy a conseguir que me regales una camiseta o alguna entrada para el basket, bonito?

R- Claro, pero tienes que emplearte bien. Nada de piropos de obra.

No te sientas obligado a nombrarme, pero… ¿Algún favorito que crees que seguirá tus pasos?

R- Alguno tengo en mente, pero es mejor no decir nada que luego le gafas

¡Gracias por la entrevista majazo!

R- ¡A vosotros!