Tras casi 17 años, nuestro compañero Manu Alba ha decidido abandonar las competiciones federadas, pero para quitarse el gusanillo se mantendrá en la liga municipal de Alcorcón.

Y ahora es cuando nuestro compañero hace balance de estos años y se prepara para una nueva etapa que ya esta disfrutando y nos dedica esta entrevista.

Manu en un partido

 

¿Qué te llevó a hacerte árbitro?

Un amigo que quería hacer el curso me animó a hacerlo con él. Al final yo me apunté y él no. Mi objetivo inicial era ganar algo de dinero, aunque luego se convirtió en algo más.

 

Manu junto a Alejandro Yepes, en Móstoles en 2009

 

¿Cómo ha sido tu trayectoria todos estos años?

Inicialmente sentí que tuve una buena progresión, pero en mi primer año en Primera Autonómica, decidí irme de Erasmus, y aunque me guardaron la plaza para el año siguiente, sentí que ya no me tenían en cuenta. También es verdad, que cuando me fui de Erasmus me comprometí a volver a pitar cada dos semanas, y no volví ni una, ¡es que allí se estaba muy bien!

A mi vuelta pasé si no recuerdo mal cinco años en Primera Autonómica, y tras ello, cuando menos lo esperaba y tal vez menos me obsesionaba con ello, conseguí mi ascenso a Primera Nacional, donde he estado otros cinco años más.

No creo que haya sido un árbitro destacado, no he tenido la oportunidad de ir a campeonatos, ni he proliferados en fases finales de mi categoría, aunque es cierto que entre los diez años que he estado en Primera Autonómica y en Nacional, que para alguna que otra fase final de autonómicos han contado conmigo.

 

Manu junto a Alejandro Yepes, Jose Lorente, Mari Carmen Velilla y Blas Culebras

 

 

 

Manu en su primer partido de esta temporada en la Liga Municipal de Alcorcón de esta temporada en Los Cantos. En la foto, de izquierda a derecha: Quique Centeno, Núria Abanades, Juanpe Morales, Edu Gerona, Turu Sanjosé, Manu Alba y Coral Carbajo.

 

Son muchos años, a lo largo del tiempo todos cambiamos, aunque sea un poco, ¿cómo ha influido el baloncesto en tu desarrollo personal?

Yo empecé un poco antes de cumplir los 16 años (hace ya casi 17 años), y pronto empecé a pitar la liga senior de Alcorcón, incluso en aquella época algunos partidos solos. Era bastante introvertido e incluso tenía algo de miedo escénico. El arbitraje me hizo ganar en seguridad y aprendí a dominar situaciones conflictivas con tranquilidad.

Manu y Sergio Llul en los entrenamientos de la selección en 2015

 

Manu junto a sus compañeros en su primer partido municipal de esta temporada, Coral Carbajo y Edu Gerona.

 

¿Por qué ha llegado ahora el momento de decir adiós?

 

Aunque en los últimos años trataba de empezar con energías renovadas e intentaba hacerlo mejor que el año anterior, la sensación es que por más que me esforzara cada día lo hacía peor. Había entrado en un bucle del que sentía que no podía salir, y así lo marcaba mi clasificación en la categoría y el feedback de los informadores.

Es difícil cuando haces algo por hobbie y en lugar de irte a casa feliz, te vas jodido e incluso te cuesta dormir por un mal informe.

Empezaba a dejar de compensar el poco tiempo libre los fines de semana con las pocas satisfacciones que obtenía pitando en la categoría.

Empecé la temporada pasada sabiendo que era mi última e intentar pitar sin presión toda la temporada esperando mejorar y despedirme con mejores sensaciones, pero ni aun así, fue nefasta.

 

Manu, Alejandro Yepes, David Sanjosé y Kike Carretero

 

 

Manu con compañeros esta temporada que acaba de arrancar. De izquierda a derecha: Quique Centeno, Coral Carbajo, Manu, Edu Gerona y Miguel Das Neves.

¿Qué partido recuerdas con especial cariño?

 

El último partido que hice antes de subir a Nacional, partido de fase final en Villalba. Era el último partido de la fase final, donde se suponía que ambos equipos se jugarían el primer y el segundo puesto. Mi compañero (Mario) y yo estábamos algo decepcionados, porque para cuando llegó el encuentro ellos no se jugaban nada, pero sorprendentemente fue un partido con mucho ambiente en las gradas y muy competido en la pista. Fue mi último partido en la categoría antes de subir a Nacional.

 

También recuerdo con cariño el último partido de la temporada pasada con Miguel Carrillo, por lo que suponía para mí. En designaciones supieron una semana antes de acabar de temporada que lo dejaba e Isa Zabal tuvo el detalle de dejar que pitara mi último partido con el compañero que quisiera para que lo dejara con un buen sabor de boca. Fue una final muy disputada y entretenida.

 

 

Manu junto a Alejandro Moreno, Mario y David Vázquez, en la Final Four de 2013 en Villalba.

 

De lo que te llevas, ¿qué es lo que más destacas?

El grupo de árbitros con los que empecé en Alcorcón, a alguno de ellos incluso le he robado una prima, y la constancia y sacrificio que este deporte te hace desarrollar y que ahora llevo al ámbito personal.

 

Manu y sus compañeros en el torneo contra la leucemia en la temporada 14-15

 

Cuéntanos alguna anécdota divertida que te haya ocurrido en un partido o con compañeros.

 

En un partido de nacional femenina, una jugadora hizo un gran «esfuerzo» defensivo, generando que un támpax quedara sobre la pista. Tuvimos que parar el juego, con el consiguiente sonrojo de la jugadora implicada y las risas de sus compañeras.